mar. May 28th, 2024

En un movimiento que está redefiniendo las prácticas estándar de las adquisiciones corporativas en la industria tecnológica, Microsoft ha decidido otorgar completa autonomía a Blizzard Entertainment tras su reciente adquisición. Esta decisión no solo subraya la confianza de Microsoft en la visión y la dirección de Blizzard, sino que también plantea un interesante experimento sobre la independencia operativa dentro de grandes conglomerados tecnológicos.

Tradicionalmente, las adquisiciones suelen venir acompañadas de una integración más o menos invasiva por parte de la empresa compradora, que busca alinear la empresa adquirida con sus propios procesos y cultura. Sin embargo, Microsoft está marcando un antes y un después al permitir que Blizzard mantenga su identidad y operativa intactas. Esta estrategia podría beneficiar a ambas partes: Blizzard continúa desarrollando su creatividad y productos únicos sin la presión de adaptarse a una estructura corporativa ajena, y Microsoft se beneficia de la innovación continua y el sólido seguimiento de fans que Blizzard ha cultivado a lo largo de los años.

Este enfoque de “libertad con apoyo” podría servir de modelo para futuras adquisiciones dentro del sector tecnológico y de entretenimiento. Al preservar la esencia y la autonomía de las empresas adquiridas, se potencia la innovación y se fomenta un ambiente de respeto y colaboración mutua. La industria estará observando de cerca para ver si este modelo no solo es sostenible, sino capaz de producir los resultados esperados en términos de crecimiento y desarrollo de producto.