Lun. Jul 22nd, 2024

Windows 11 ofrece una funcionalidad esencial para los amantes de los videojuegos: el Modo Juego. Esta característica permite mejorar el rendimiento de los juegos al optimizar los recursos del sistema, asegurando una experiencia de juego más fluida y sin interrupciones.

Para activar el Modo Juego en Windows 11, sigue estos sencillos pasos:

  1. Haz clic en el botón de inicio y escribe «Modo Juego» en la barra de búsqueda.
  2. Selecciona «Configuración de Modo Juego» de los resultados que aparecen.
  3. En la ventana de configuración, activa el interruptor de Modo Juego.

Una vez activado, el sistema operativo ajusta su comportamiento para priorizar los recursos de la CPU y GPU hacia los juegos en ejecución. Esto significa que las actualizaciones de Windows no se instalarán y las notificaciones de reinicio se desactivarán mientras juegas, permitiéndote disfrutar de tus juegos sin interrupciones molestas.

Además, en la misma ventana de configuración, puedes ajustar el rendimiento gráfico de aplicaciones específicas. Esto es útil para asegurarte de que los recursos del sistema se asignen correctamente, priorizando los juegos sobre otras aplicaciones que no requieren tanta potencia gráfica.

Windows 11 también incluye la Barra de Juegos, accesible mediante la combinación de teclas Windows + G. Esta herramienta te permite personalizar rápidamente tu configuración de juego, desde añadir widgets y ajustar el audio hasta capturar tu pantalla y conectarte con amigos.

Con estas funcionalidades, Windows 11 se posiciona como una plataforma ideal para los gamers, ofreciendo herramientas y ajustes que mejoran significativamente la experiencia de juego.