Lun. Jul 22nd, 2024

Microsoft ha invertido más de 15 mil millones de dólares en la construcción de su infraestructura global y más de 9 mil millones en investigación y desarrollo para mejorar la eficiencia y fomentar la innovación. Esta inversión ha permitido a Microsoft desarrollar centros de datos que evolucionan más rápidamente que muchos otros en la industria, adoptando un enfoque basado en el rendimiento para satisfacer las necesidades de los clientes.

Los centros de datos de Microsoft están diseñados para acercar las aplicaciones a los usuarios, preservar la residencia de los datos y ofrecer opciones de cumplimiento y resiliencia. La infraestructura distribuida globalmente permite a Microsoft reducir la latencia de la red y proporcionar copias de seguridad y recuperación ante desastres geográficamente redundantes.

Cada región de centros de datos está interconectada a través de una red masiva y resiliente, organizada en geografías que permiten a los clientes mantener sus datos y aplicaciones cerca. Las zonas de disponibilidad, ubicadas dentro de una región, están compuestas por uno o más centros de datos con energía, refrigeración y redes independientes, lo que permite ejecutar aplicaciones críticas con alta disponibilidad y baja latencia.

La seguridad y la redundancia son pilares fundamentales en la arquitectura de los centros de datos de Microsoft. Se emplean múltiples capas de sistemas redundantes para sostener fallos y minimizar las interrupciones del servicio. Además, la replicación geográfica asegura la durabilidad de los datos al sincronizarlos en múltiples bases de datos en diferentes centros de datos.

Microsoft también se asegura de que sus centros de datos cumplan con una amplia gama de estándares de cumplimiento internacionales e industriales, como ISO 22301 para la resiliencia. La compañía realiza auditorías exhaustivas para verificar la adherencia a estos controles de seguridad, proporcionando a los clientes la confianza necesaria para aprovechar al máximo los servicios en la nube.

En resumen, la infraestructura de centros de datos de Microsoft no solo está diseñada para ofrecer un alto rendimiento y disponibilidad, sino también para cumplir con los más estrictos estándares de seguridad y cumplimiento, garantizando así la protección y la continuidad de los servicios para sus clientes en todo el mundo.