A todos nos gusta disfrutar de una buena mesa y degustar platos elaborados y sabrosos, pero pocas veces reparamos en la cuenta de que detrás de este trabajo hay una labor de cocina que no sería posible sin ayuda de la tecnología. En este artículo queremos tratar, precisamente, cuál es el equipamiento que debe tener una cocina industrial de un restaurante convencional. Para ello vamos a contar con la ayuda de Wintersat, empresa distribuidora de la marca Rational Ibérica, una empresa alemana líder en la fabricación de hornos multifuncionales para hostelería. 

Lo primero que hay que tener en cuenta es el tipo de negocio del que se trata, pues no es lo mismo un gran mesón de comida a la carta, que un bar de tapas o una cocina industrial (caterings, empresas de alimentación, congelados…). No obstante, sea del tipo que sea, lo imprescindible es que la maquinaria cumpla con dos objetivos: el ahorro y la eficiencia, tanto de recursos (agua, gas y electricidad) como de espacio. Todo ello para obtener unos niveles de rendimiento (y rentabilidad, todo sea dicho) adecuados. Existen otras cuestiones no menos importantes como la durabilidad y resistencia de los aparatos, así como el precio de los consumibles que van a necesitar (accesorios, detergentes, etc.).

Actualmente, en el mercado existen multitud de modelos que ofrecen una gran versatilidad. Incluso, hay equipos que permiten realizar dos procesos tan diferentes a la vez como la fritura y el horneado. Lógicamente, un equipamiento así requiere de una inversión importante, pero ello es algo por lo que hay que apostar si se quiere tener una cocina a la altura de Masterchef. Valga la comparación, es como si alguien quiere dedicarse a la Fórmula 1 sin tener un coche de carreras adecuado.

La importancia de aprovechar el espacio

Otro aspecto a tener en cuenta es analizar el espacio disponible para la cocina antes de instalar ningún equipamiento. Cada establecimiento es diferente, y por ello, las necesidades serán distintas de un restaurante a otro. Es primordial pensar en una distribución que facilite el empleo de las diferentes máquinas, así como las labores de mantenimiento que requieren. No en vano, cualquier servicio técnico cobrará como mano de obra el tiempo que dedica a acceder a la máquina. Cuanto más complicado se lo pongas, peor.

A modo de resumen, desde Rational Ibérica enumeran el equipamiento básico necesario por tipo de negocio.

– Restaurantes de platos a la carta: fuegos abiertos, planchas, freidora, horno y lavavajillas.

– Cocinas industriales: sartenes basculantes y marmitas, así ­­­como lavavajillas especial para grandes vajillas con tren de arraste.

– Bares de tapas o abacerías: además, del equipamiento imprescindible, fregadero, botelleros y lavavajillas con apertura frontal.