Otros

La pasión del mariachi

Rate this post

El mariachi es una tradición musical que, aunque representativa de toda la nación mexicana en el mundo, lo es aún más en el occidente mexicano porque es su región de origen. Elementos indígenas, europeos y africanos se mezclan con sus ritmos, instrumentos y rituales para dar vida al mariachi, en el período virreinal y no a la intervención francesa de la segunda mitad del siglo XIX, como se creía desde hace mucho tiempo. Incluso se ha argumentado que la palabra «mariachi» deriva de la lengua francesa, que afortunadamente ha sido negada por los actuales descubrimientos documentales, que la postulan como una palabra de origen indígena (de probable origen lingüístico yuto-arazteca) y también con más de un significado, es decir, polisémica.

Aquí podemos encontrar mariachis baratos.

Las investigaciones documentales indicaron en primer lugar que el mariachi era una actividad digna de ser reportada durante la Semana Santa de 1852 a un obispo por el sacerdote Cosme Santa Anna -sin aparente parentesco con Su Alteza Serenísima- en la ciudad de Rosamorada, Nayarit; entonces los religiosos declararon:

«Al final de los servicios divinos en mi parroquia, el sábado de gloria, encuentro en la plaza y frente a la iglesia dos fandangos, una mesa de juego y hombres a pie y a caballo que gritan como furiosos por el vino que beben…. y sólo que ya sabemos cuántos crímenes y exudaciones (sic) se cometen en estas desviaciones, que son generalmente llamadas por estos puntos de mariachi».

La referencia da cuenta del hecho de que la palabra mariachi desde el principio, ya utilizada en años anteriores (1852) a la intervención francesa (1862-1867), por lo que se rechaza la atribución de un origen europeo. En cuanto a la circunstancia descrita en la cita, es importante tener en cuenta que «los mariachis» se define como sinónimo de fandango, el desorden causado por las personas que participan en estas «desviaciones». Nuevos descubrimientos mostrarían que la palabra mariachi no sólo definía la atmósfera festiva – la diversión desordenada de algunos individuos – sino también el grupo de músicos que… Ciertamente, fueron repudiados por algunos sectores de la población de Guadalajara, hasta el punto de que en su momento lo llamaron «mariachi miserable y ridículo», cuando tocaba en la calle un día de 1888.

La colocación de nuevos documentos ha permitido descubrir que el mariachi no era sólo música, el grupo o el fandango, sino que también la designación de un lugar -ranchos en la zona de Nayarit en el siglo XIX- confirmó este significado -así como el nombre de un instrumento- la plataforma donde se intercepta y acompaña la música.

Cabe señalar que algunos investigadores consideran el mariachi como una tradición de origen compartida por varias regiones de Occidente: Jalisco, Michoacán, Colima y Nayarit fueron considerados la región nuclear desde donde el mariachi comenzó a extenderse a otros estados y regiones; Las zonas que hoy constituyen Sinaloa, Sonora, Durango, Durango, Zacatecas, Aguascalientes, Guanajuato, Guerrero, Oaxaca y California novohispana, serían las primeras áreas de expansión y recepción de estos mariachis, quienes a través del comercio, el conflicto armado y/o la migración, han transmitido su tradición que, a su vez, ha configurado, adaptado e innovado los elementos que la han enriquecido para hacerla realidad.

La instrumentación se ha visto inmersa en estas innovaciones y adaptaciones. Muchos instrumentos han pasado por el mariachi: la vihuela, la guitarra de golf, los violines, las arpas, la tambora, el guitarrón, la tarima, la tarima, y otros, han sido adoptados y adaptados para dar vida a las viejas canciones, sones, jarabes y minuetos, géneros mariacheros interpretados en los primeros tiempos de la tradición. Corridas de toros, polcas, valses, valses, valses, coros, mazurcas y otros géneros serán incluidos en el repertorio mariachero, reforzando y renovando el mariachi ante su masificación y difusión en los medios de comunicación en el siglo XX.

La trompeta también será añadida a la escala, que se convertirá en un icono del mariachi, no sin alguna resistencia por parte de algún mariachi y un público que ya a principios del siglo XX amaba la cuerda del mariachi. La trompeta ha sido discretamente incorporada en algunos grupos de mariachis, muchos de los cuales emigraron del interior de la República a la Ciudad de México en busca de mejores condiciones de vida y a veces huyendo de conflictos bélicos como el de Cristiada, un conflicto muy activo en la parte occidental del país en las primeras décadas del siglo XX.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies